La cuenta pendiente de Cristiano Ronaldo con sus compañeros de equipo


2017-11-17 00:11 Deportistas Por: Sergio Fernández

Cristiano Ronaldo tiene una cuenta pendiente con el vestuario del Real Madrid. El futbolista portugués, tras el nacimiento de sus mellizos el pasado verano, no siguió una tradición de años en el equipo blanco. Pero ahora que ha nacido Alana Martina dejará de postergar el momento de invitar a sus compañeros a un aperitivo.

El portal Vanitatis asegura que el futbolista del Real Madrid invitará al resto de jugadores del equipo blanco a un aperitivo en el Mesón Txistu para celebrar el nacimiento de sus últimos tres hijos. Al parecer, el luso ha esperado a la llegada de su primera hija con Georgina Rodríguez para aunar las dos celebraciones en el mismo día, tras el nacimiento de Eva y Mateo por gestación subrogada el pasado verano.



Se trata de una tradición que en los últimos años se ha repetido cada vez que un jugador del primer equipo ha sido padre. La pregunta es cuándo se producirá el evento, en el caso de que se confirme que Cristiano quiere organizarlo. Y es que en estos momentos hay muchos rumores sobre la situación del portugués en el equipo y sobre un presunto malestar con Sergio Ramos, el capitán de la plantilla. Veremos si finalmente todo queda en nada y Cristiano cumple con lo prometido.

El portugués celebró con sus amigos su reciente paternidad

Cristiano Ronaldo salió a celebrar con sus amigos este miércoles la llegada al mundo de su primera hija en común con Georgina Rodríguez. El futbolista del Real Madrid acudió a uno de sus restaurantes preferidos, el Lux, junto a José Semedo y Miguel Paixao, dos de sus mejores amigos, según ha desvelado Vanitatis.

El jugador portugués está atravesando uno de los momentos más felices de su vida y quiso salir a celebrarlo con dos buenos amigos al mismo restaurante en el que el pasado sábado estuvo cenando con Georgina y estos mismos amigos y sus respectivas parejas. En esta ocasión, fue una cena sólo de hombres. Georgina se quedó en casa cuidando de la niña recién nacida, los mellizos y Cristiano Jr., con la ayuda de su madre, que está pasando unos días en la casa del jugador en La Finca.

Según esta información, Cristiano Ronaldo cenó sushi de primer plato, carne de segundo y un coulan de chocolate como postre, su favorito. El futbolista del Real Madrid causó gran expectación en el lugar, como suele ser habitual en él, y atendió con una sonrisa a los fans que se acercaron a darle la enhorabuena por su reciente paternidad. A eso de las diez de la noche llegaba el luso al local, ubicado en la Calle Jorge Juan de la capital de España. Una salida para desconectar y encarar con una sonrisa el derbi madrileño que se disputará el próximo sábado.

La felicitación a Georgina que ha puesto celoso a Cristiano

La novia de Cristiano Ronaldo ha recibido numerosos mensajes de felicitación desde que se convirtió en madre el pasado domingo por primera vez. Georgina Rodríguez ha visto cómo fans de todo el mundo, familiares y amigos le mandan buenos deseos para la criatura que acaba de traer al mundo. Sin embargo, hay una de todas esas felicitaciones que no ha hecho gracia a su chico: la de Miguel Ángel Silvestre.

Al comienzo de la relación de Cristiano y Georgina, hubo muchos rumores sobre una presunta relación anterior entre la novia del futbolista del Real Madrid y el famoso actor que interpretó al Duque en la serie Sin tetas no hay paraíso. Unas fotos de ambos en una terraza almorzando dieron lugar a especulaciones de todo tipo, aunque el actor negó que hubiera más que una amistad entre ellos: “Es amiga mía, de hecho esas fotografías son de hace muchísimo tiempo”, destacó Silvestre.

Sin embargo, Cristiano es un hombre bastante celoso y no le hizo ninguna gracia que salieran estas imágenes. Aquel incidente parecía haber quedado en el olvido, pero el nacimiento de Alana Martina ha reabierto viejas heridas por el mensaje que el actor dejó a Georgina en Instagram para felicitarla por su maternidad. Fue un simple “felicidades”, pero su reaparición ha destapado la caja de Pandora…