“Gravesen compró fuegos artificiales y les tiró un cohete a sus fisios entrenando”


2021-04-01 02:04 Deportistas Por: Nuria García


Siguen destapando anécdotas sobre Thomas Gravesen, uno de los jugadores más locos que ha tenido el Real Madrid.


Thomas Gravesen que ahora vive rodeado de lujo en Las Vegas, y está casado con una modelo checa, es uno de los jugadores más polémicos y extravagantes que ha pasado por el Real Madrid.

En The Athletic, algunos de sus excompañeros, siguen narrando sus ‘hazañas’ fuera del verde… y las hay para todos los gustos. La más destacada: cuando les tiró petardos a los fisioterapeutas.



Kevin Campbell, uno de sus compañeros en el Everton, comentó un curioso cambio de coche del “perro loco”, como lo apodaban en el vestuario, al percibir un buen sueldo:

“Tenía un Porsche, un BMW X5 y una camioneta Ford F150, pero de un día para otro, todos esos vehículos desaparecieron. Le gustaba la velocidad, pero un día volvimos de pretemporada y estábamos en Bellefield (campo de entrenamiento del Everton) cuando alguien me llamó y me dijo que fuera al parking. Tommy apareció en Nissan Micra verde y le dije "¿Qué has hecho con todos los otros coches?". "Este es mi coche ahora", me contestó. Pasó de superdeportivos a un Micra y le encantó. Eso lo resume todo. Era un danés loco y bullicioso".



"El hacía lo que quería hacer le gustara a la gente o no. Él quería llegar y molestar un poco porque lo necesitaba. A veces molestó de más a algunos y había que pararle. Adoraba los fuegos artificiales. No entiendo por qué. Me acuerdo de que una vez tiró un cohete enorme desde una ventana de Bellefield", seguía narrando Campbell.

"Era un tipo cariñoso y le cogí cariño"

James McFadden, otro excompañero, contó la mayor locura que se le vio hacer a Gravesen:

"Gravesen compró fuegos artificiales un día. La sala del fisio estaba al lado de uno de los campos y el fisio era uno de los tipos más en forma del club. Él estaba corriendo con los jugadores lesionados cuando Tommy, de repente, salió con un cohete enorme y se lo tiró directo hacia ellos”.

Eso sí, se queda con su buena personalidad, pese a todo lo que mostraba, de cara al exterior: "Era un tipo cariñoso. Era muy buen compañero. Trabajador, divertido y buen tipo en todos los aspectos. Yo era capitán y le cogí cariño. Era fácil tratar con él y nunca tuvo una discusión", reiteró Campbell.

¿Aún no has visto la vida que lleva Gravesen tras retirarse del fútbol?


Clica sobre la foto para ver la galería de
Gravesen tiene una vida de lujo en Las Vegas: con una modelo checa y ganando más de cien millones en el póker


Comenta con Facebook