Gareth Bale, a la gresca con su futuro suegro


2017-09-27 16:09 Deportistas Por: Sergio Fernández

El futbolista del Real Madrid Gareth Bale está viviendo momentos complicados fuera de los terrenos de juego. Aunque en el campo está empezando a verse su mejor versión, lejos de éste no atraviesa un buen momento. Según The Sun, el galés ha vivido momentos de tensión en las últimas semanas con su pareja, Emma Rhys-Jones, después de que el padre de ésta saliera de la cárcel.

Martin Rhys-Jones, el futuro suegro de Gareth Bale, abandonó la prisión hace aproximadamente un mes después de cumplir una condena por fraude. Sin embargo, el jugador del Real Madrid no quiere saber nada de él. La prensa sensacionalista inglesa afirma que el galés ha hecho lo imposible para no coincidir con él, hasta el punto de que decidió no acudir al bautizo de un sobrino de su chica recientemente.



Gareth conoce a Martin desde que era prácticamente un niño y ha estado siempre muy cerca de él. Obviamente a él y a Emma les gustaría casarse en Gales, pero es muy importante para ambos que Martin esté presente”, afirmó un amigo de la pareja hace un tiempo, cuando se llegó a rumorear que podían casarse en Nueva York para que el padre de Emma estuviera presente. Al final, cancelaron el evento.

Su suegro, una amenaza para su carrera deportiva

Al parecer, los asesores de Bale le han aconsejado que se relacione lo menos posible con su suegro debido a sus antecedentes. Podría ser negativo en cuanto a los patrocinios: “Gareth podría haber estado aquí, pero las cosas están muy agitadas entre él y la familia de Emma, así que le aconsejaron que no viniera. No es bueno para su imagen que su padre fuera condenado por fraude y otros miembros de su familia fueron detenidos en una disputa de drogas”, explicó una fuente cercana el mismo día del citado bautizo, según cuenta The Sun.

Al evento sí acudieron la novia de Gareth Bale y sus dos hijas, a las que Martin no conocía todavía. No es de extrañar que el galés esté resintiéndose de sus problemas personales, que no son pocos. Y es que su afán por no relacionarse con su suegro podría llevarle a tener más de una discusión con su pareja. Por suerte, lo peor parece haber pasado y tanto en el vestuario del Real Madrid como todo el madridismo cruzan los dedos para que el jugador demuestre lo que vale en el terreno de juego.

Los problemas vienen de lejos

La familia de Gareth Bale, futbolista del Real Madrid, fue la gran ausente tanto en la final de la Liga de Campeones como en las celebraciones del club blanco por el doblete. El jugador galés estuvo solo en ambos escenarios, al menos sobre el terreno de juego. Tanto en Cardiff como en Madrid su prometida y sus dos hijas no se dejaron ver. Una situación digna de comentar…

Como os hemos venido contando desde hace semanas, Gareth Bale y su pareja han sufrido mucho en los últimos meses por un problema familiar de Emma Rhys-Jones, prometida del galés. Una prima de la WAG merengue se metió en un lío de drogas con una banda de narcotraficantes y arrastró a varios familiares consigo, hasta el punto de que Bale y su esposa se han visto metidos en el ajo y temen por su seguridad.

Según pudo saber Don Balón Rosa, fue ésta la principal razón por la que Emma y sus dos hijas, Alba Violet y Nava Valentina, no estuvieron acompañando a Bale en una cita tan importante como la de Cardiff. Ya en Madrid, Gareth y su chica consideraron más seguro que ninguna de las tres se expusiera públicamente. A muchos extrañó ver a Bale dando la vuelta de honor en soledad cuando hace poco más de un año, tras la Undécima, la dio acompañado de sus niñas y su pareja.