El cambio radical del madridista Casemiro


2016-11-30 00:11 Deportistas Por: Mariano Sánchez


Carlos Henrique Casemiro, centrocampista del Real Madrid, llegó al club blanco con la etiqueta de jugador conflictivo. A su llegada a la entidad merengue, se habló mucho del fuerte carácter del brasileño y de los posibles problemas que podría causar en el Bernabéu. Sin embargo, toda aquella fama ha quedado en nada.

El jugador brasileño ha enamorado al madridismo con su carácter aguerrido sobre el campo, pero tranquilo y humilde fuera de los terrenos de juego. Cuando llegó al Real Madrid, Casemiro se puso el mono de trabajo y todas las polémicas que supuestamente causó en el Sao Paulo en su juventud se convirtieron en un trabajo impecable y en una voluntad de hierro de conseguir su mayor deseo: triunfar.



Alejarse de las malas amistades que hizo en Brasil cuando empezó a ganar dinero gracias al fútbol fueron determinantes para que Casemiro diera un cambio radical a la visión que se tenía de él, unido al trabajo que hicieron con él los técnicos. Y su relación con Anna Mariana Ortega, actualmente su mujer y madre de su hija, también le ayudó a poner los pies en el suelo y dedicarse en cuerpo y alma al fútbol. Los que auguraban su fracaso en el equipo blanco, han terminado rendidos a sus pies.