Drenthe y los secretos del vestuario del Madrid: " A Cristiano le gustaba el jamón, pero solo cogía una rebanada; nunca le vi beber... nosotros nos volvíamos locos"


Drenthe y los secretos del vestuario del Madrid: " A Cristiano le gustaba el jamón, pero solo cogía una rebanada; nunca le vi beber... nosotros nos volvíamos locos"
2021-09-19 03:09 Deportistas Por: Nuria García



Royston Drenthe siempre será recordado como uno de los mayores 'Bad Boys' que han pasado por el vestuario del Real Madrid. Allí coincidió con Cristiano Ronaldo y el mismo jugador holandés confiesa el contraste de su manera de entender el fútbol con la del portugués. Habla de las mayores locuras vividas en el Bernabéu yéndose de fiesta con Sneijder, Higuaín y Guti.

En una entrevista para Voetbol, al igual que hizo en su día con El Chiringuito, explicó detalles inconfesables de su etapa en el Real Madrid y los centró en la metodología de trabajo que tenía CR7 para ser el mejor jugador del mundo. Un plan que contrastaba, claramente, con el suyo:



"He tenido tantas noches bonitas con Guti..."

“Yo, a mí edad, no hacía mucho más entrenamiento. El 75 por ciento del grupo se había tratado después del entrenamiento, se dio una ducha y luego se fue directamente a casa. Él estaba haciendo un entrenamiento adicional mientras tanto, gimnasio o lanzamiento de faltas. En eso vi que invirtió mucho más en sí mismo que el jugador medio”.

“Era un tipo que el jamón le gustaba, pero una rebanada y eso fue todo. Mientras tanto, nosotros nos volvimos locos y comimos. ¿Un poco de vino tinto? Nunca vi beber a Cris, tío”, contó Drenthe sobre las anécdotas de aquel Real Madrid del 2009 en el que coincidió con el astro de Madeira.



“He tenido tantas noches bonitas con Guti… A menudo nos juntábamos con Wesley Sneijder, Robinho y Gonzalo Higuaín. Wesley y yo éramos uña y carne y podíamos cruzar la línea roja de vez en cuando. Y había veces en las que Higuaín se apuntaba. 'Tengo que quedar con Wesley y Roysthon', se decía y nos llamaba. A veces estábamos pasando una velada en casa y llamaba a Gonzalo: 'Amigo, ponte de pie, ¡vamos a hacer algo!", apuntilló sobre las fiestas.




Comenta con Facebook