Tiger Woods desvela el lado más podrido del mundo del golf


2017-03-27 16:03 Deportistas Por: Sergio Fernández

El famoso golfista Tiger Woods, considerado por muchos el mejor de todos los tiempos, no ha tenido una vida fácil. A pesar de que desde muy joven comenzó a amasar una inmensa fortuna gracias a un trabajo que le llena, eso no ha compensado en parte las humillaciones que ha tenido que sufrir.

Así lo ha confesado el propio californiano en su nuevo libro, que narra cómo vivió tanto dentro como fuera del campo de juego su primera gran conquista en Augusta en el año 1997. En ese momento, apenas tenía 21 años y fue muy complicado para él, según desvela, tener que escuchar ciertos comentarios racistas. Como también lo fue recibir ataques en su propia casa cuando era sólo un niño.



“Algunos de los vecinos no estaban contentos con nuestra presencia y lanzaban objetos contra nuestra casa. Limones, limas, piedras…”, recuerda Woods, que explica que la pesadilla acabó un día en que sus dos medio hermanos plantaron cara a los agresores: “Kevin y Earl Jr. se acercaron a la casa de esas personas, llamaron a la puerta y tuvieron una discusión para aclarar la situación. No volvieron a tirar piedras a nuestra casa nunca más”, recuerda.

Pero los comentarios racistas nunca desaparecieron en el mundo del golf: “He escuchado comentarios racistas en torneos desde que tenía 7 u 8 años. La gente me decía cosas cuando podían acercarse. Pero ni los vi ni los oí, porque creo que esas personas que me decían cosas desagradables son tontos. ¿Por qué lo hacían? ¿Creían que eran capaces de hacerme daño? No podían”, explica en su libro, según ha desvelado Radar Online.


Comenta con Facebook