Portazo en las narices de Bárbara a Gran Hermano


2016-11-11 16:11 Televisión Por: Mariano Sánchez

Gran Hermano 17 ha perdido mucho fuelle en los últimos días. Los acontecimientos que se han vivido en la casa (y fuera de ella) han provocado que el concurso pierda mucho interés. Empezando por el abandono de Bárbara por motivos familiares.

Podría caer mejor o podría caer peor, pero la alicantina ha sido la gran protagonista del reality show en esta edición hasta que tuvo que abandonar por el grave estado de salud de su padre. Y todo por culpa de la organización. La repesca de Fernando y el hecho de que no se expulsara al gaditano a tiempo tras sus primeros chivatazos de la vida en el exterior de la casa provocó que Gran Hermano tuviera que contarle a Bárbara, contra la voluntad de su familia, lo sucedido con su padre.



Una decisión que a Bárbara no le sentó nada bien, tal y como admitió el pasado domingo entrando en directo en El Debate de Gran Hermano: “No me puedo callar. No entiendo por qué me lo dijisteis ahora y no hace tres semanas, porque mi padre está exactamente igual y yo aquí no puedo hacer nada. Mi familia no dio el consentimiento para que se me informara de ello”, apuntó la alicantina.

Ante estas declaraciones, Gran Hermano tomó la decisión sin precedentes de invitar a Bárbara a volver a entrar como concursante, tal y como contó Jorge Javier Vázquez en la gala de este jueves, pero la alicantina ya no quiere separarse de su padre ahora que sabe cómo se encuentra. Es por eso que declinó la invitación y tampoco quiso estar en plató durante la gala. En cualquier caso, el intento de la organización nos lleva a ser malpensados: ¿quisieron enmendar su error o recuperar el arma de destrucción masiva que han perdido con la salida de Bárbara de la casa?


Comenta con Facebook