Las claves del divorcio de James Rodríguez y Daniela Ospina


2017-07-28 00:07 Deportistas Por: Mariano Sánchez

James Rodríguez y Daniela Ospina han decidido poner fin a cinco años de matrimonio, tal y como la propia colombiana confirmó en las redes sociales con un comunicado oficial, pero la crisis de su matrimonio no es algo que haya cogido por sorpresa. En Don Balón Rosa os hemos venido contando que su relación estaba muy erosionada, y el cambio de Madrid a Múnich ha sido la gota que ha colmado el vaso.

Según fuentes cercanas a la familia, la separación de la pareja se ha producido por “distanciamiento” entre ellos. Ambos estaban más a su vida profesional que a preocuparse de la otra persona, pero intentaron solucionar sus problemas sólo por el bien de Salomé, su hija en común. Desde hacía meses, su matrimonio estaba en el alambre. El hecho de que James se mudara a Alemania fue definitivo para que ambos decidieran, supuestamente de mutuo acuerdo, no emprender juntos esta aventura. 



James se quedará solo en Múnich y Salomé vivirá en Colombia con su madre, que se queda la propiedad que tenían en Miami. La casa que tenían en Medellín, por otro lado, ha sido vendida. La custodia de Salomé queda por el momento a manos de Daniela, aunque por ahora no han llegado a un acuerdo al respecto. El resto de asuntos legales y económicos sí han sido ya resueltos, según ha podido saber DBR.

Aunque ni en el entorno de la pareja ni en el comunicado ofrecido por Daniela Ospina hay referencia alguna a terceras personas, el comienzo de los males del matrimonio fueron los rumores que en su momento relacionaron al colombiano con otras mujeres, debido a lo mucho que le gustaba la noche madrileña. Durante largo tiempo han tratado de solucionar los problemas, pero finalmente no han tenido más remedio que tomar la decisión más drástica.


Comenta con Facebook