La exclusiva de la boda de Kiko Rivera, insuficiente para saldar sus deudas


2016-10-11 18:10 Famosos Por: Ana González

Mucho se ha hablado de la boda de Kiko Rivera y el interés económico que podría tener la familia en que esta se celebrara. La gran exclusiva del matrimonio de Kiko e Irene había sido vista por muchos como una necesidad, pues le valdría al hijo de la Pantoja para saldar sus deudas con Hacienda. Pero parece ser que no va a ser así exactamente, la deuda del DJ ascendería a tal cantidad que la venta de la exclusiva sólo le haría posible pagar una parte de esta.

Kiko Rivera ha vendido la exclusiva de su boda a la revista Hola por unos 500.000 euros. Una exclusiva que se va a dar en varios capítulos y que incluye tanto la ceremonia como la luna de miel. Una cantidad muy suculenta, teniendo en cuenta los precios de las exclusivas en estos días, pero que no le daría al hijo de la Pantoja para pagar todo lo que debe.



Las deudas de Kiko superan esta cantidad, sin sumarle lo que debe junto a su madre por la finca Cantora, donde las cifras se disparan. Kiko Rivera  tiene varias órdenes de embargo, procedimientos por impagos e hipotecas que hacen que su deuda ascienda desmesuradamente.

El duplex que posee en Madrid es uno de los principales focos de su endeudamiento. La propiedad está hipotecada y todavía adeuda más de 300.000 euros, también debe una importante cantidad a la comunidad de propietarios que supera los 24.000. Para más inri, la fina está embargada por un valor de 198.577 euros, a lo que hay que sumar 6.600 de intereses y 9.930 de costas del procedimiento.

Con Cantora ocurre algo similar. Kiko posee el 47,60 % de la finca, mientras que el resto pertenece a su madre, razón por la que está repleta de deudas. Cantora está tasada en más de 4 millones de euros, pero tiene una hipoteca de 2.700.000 euros, además de un embargo por valor de 202.294 euros y un aval de Hacienda de 1.100.000 euros.

Unas cantidades desorbitadas para las que la exclusiva de Kiko e Irene resulta verdaderamente escasa. A ello se suman los problemas fiscales de las empresas de DJ, que en más de una ocasión no han presentado sus cuentas o se han declarado en números rojos, por lo que no se sabe cómo hará Kiko para cobrarla sin que Hacienda se quede con el dinero. 


Comenta con Facebook