Inesperado hundimiento veraniego de Telecinco


2016-07-31 17:07 Televisión Por: Ana González

Telecinco no ha comenzado el verano como esperaba. La cadena había anunciado importantes novedades para la temporada estival, que no sólo llenarían el hueco de los programas que se van  de vacaciones, sino que esperaban que fueran grandes triunfos. Pero lejos de eso, pocas semanas después del estreno de sus grandes anuncios, la cadena de Mediaset se ve obligada a remodelar su parrilla.

El primero de los fracasos fue el de Quiero ser. El talent show presentado por Sara Carbonero no convenció a la audiencia y la cadena se ha visto obligada a moverlo a Divinity y acelerar su desarrollo para deshacerse pronto del programa. Éste fue el primer batacazo de Telecinco, que se anunciaba como un el gran estreno de la temporada con la vuelta de Sara Carbonero. El segundo lo protagonizó Hable con ellas. El programa de entrevistas tampoco ha convencido al público, a pesar de aprovechar el tirón de Alba Carrillo. Por este motivo desde la cúpula de Telecinco han decido moverlo de las noches del domingo a las de los lunes, dándole una última oportunidad al programa de Sandra Barneda.



Las series por las que ha apostado la cadena Fuencarral tampoco está teniendo el éxito esperado. La serie de los martes, Blackstorm, ya ha sido sustituida por La que se avecina. Esperan así en Mediaset poder competir con los buenos datos que está teniendo en Antena 3 Blindspot, que ha conseguido enganchar a la audiencia. En cambio, El secreto de Adam sí que permanecerá en la noche de los miércoles, a pesar de tampoco estar cosechando las cifras que se esperaban. La ficción comenzó con buenos datos, pero éstos han caído en los últimos capítulos.

La apuesta fuerte de Telecinco sería uno de los platos fuertes de la cadena con el que siempre tiene asegurado el éxito, y éste no es otro que Sálvame Deluxe. Este verano los espectadores volverán a tener doble ración del programa, que añade una segunda emisión a la semana los jueves. Quiere competir así Mediaset con la serie Supergirl de Antena 3. Una reforma de última hora que ha obligado a la cadena a tirar de los programas que le garantizan siempre los buenos datos de audiencia, para así contrarrestar el fracaso de sus estrenos.


Comenta con Facebook