Iker Casillas tiene una "espina" clavada por este secreto de su pasado


2017-09-24 04:09 Deportistas Por: Mariano Sánchez

En estos tiempos en que el mantra "estudia mucho, que así encontrarás trabajo y todo te irá bien" ha resultado desvelarse, en realidad, como una gran mentira, muchos grandes nombres célebres del panorama deportivo internacional han demostrado que el "estudia mucho", efectivamente, no es imprescindible en la ecuación del éxito.

Iker Casillas, que disfruta de una buenísima vida jugando en el Oporto y viviendo en Portugal junto a su mujer Sara Carbonero (como os contamos hace poco, muy interesada ahora en África), y su pequeño, nunca llegó a terminar los estudios. Jugó su primer partido en la Champions con 16 años, y con 18 ya estaba en el Real Madrid.



Lo cierto es que Iker intentó compatibilizar los estudios y el trabajo, pero el peso de la fama y las grandes cantidades de dinero le disuadieron, alejándole para siempre de los libros y clavando para siempre en él una "espinita" de culpabilidad por ello... pero, ¿quién podría culparle?

Las cosas no le han ido del todo bien en el mundo de los negocios, pero su vida entera y la de su familia ya está resuelta gracias a su talento en el deporte. ¿Cómo de diferente habría sido todo de haber dedicido seguir estudiando en lugar de haberse lanzado al mundo del fútbol?

Los caminos hacia el éxito, sin duda, son a veces de lo más sorpredentes...


Comenta con Facebook