El último 'secreto' del Pequeño Nicolás


2016-08-05 17:08 Famosos Por: Ana González

Hacía tiempo que no sabíamos nada del Pequeño Nicolás o Francisco Nicolás, como él prefiere que le llamen. Pero, lejos de desaparecer, Francisco Nicolás ha vuelto a dar una entrevista, dejando algunas de las perlas a las que nos tiene acostumbrado el polifacético joven, que lo mismo es empresario de éxito que espía del CNI.

En esta ocasión el Pequeño Nicolás nos ha regalado unas imágenes esperpénticas. Según cuenta, gracias a su buena relación con José María Aznar, tenía acceso a su despacho en Moncloa. Pero no queda aquí la cosa, el joven Nicolás dice que aprovechaba cuando sabía que no estaba el que fuera presidente para llevar a chicas de su edad y dejarlas impresionadas. Una técnica para ligar que, por lo visto, le habría funcionado, pues las chicas llegaban a besarle en el despacho de Aznar, aunque sólo "piquitos", como bien ha querido señalar el joven.



"Era algo que ayudaba a ligar. En el despacho me daba piquitos, pero nada más. Era muy morboso. Me divertía un montón, le cambiaba las cosas de sitio y eso", ha afirmado el Pequeño Nicolás en su entrevista.

También ha confesado cuál sería su sueño, que no es otro que crear su propio partido político. Una idea que de momento dice que mantiene aparcada principalmente por una cuestión económica. Y es que dice Francisco Nicolás que a día de hoy gana muchísimo más de lo que podría ganar si se dedicara a la política. En total dice que se llega a embolsar más medio millón de euros al año, que ahí es nada, aunque afirma también no saber la cantidad exacta de lo que gana.

Unas declaraciones las del Pequeño Nicolás, que podrían despertar la sonrisa de quienes las leen. Pero lo cierto es que desde que salió su historia a la luz y, sobre todo, desde su paso por la casa de Gran Hermano Vip, el Pequeño Nicolás no ha dejado de trabajar, ni de ganar dinero. Sólo por estar en la casa se llevaba 4.000 euros diarios. Aunque sólo estuvo dos semanas dentro de la casa de Guadalix, hay que sumar las portadas y programas posteriores, además de los bolos que ahora realiza por toda la geografía española y por los que pide la friolera de 3.500 euros por noche.

Francisco Nicolás se ha convertido en uno de esos personajes caricaturescos, contando unas historias que al público le cuesta creer. Pero, lo que es innegable, es que ha sabido rentabilizar su personaje y convertirse en una máquina de hacer dinero. 


Comenta con Facebook