El mensaje que manda Dani Carvajal a los que van de 'estrellita'


2017-08-03 00:08 Deportistas Por: Sergio Fernández

Dani Carvajal cargó en una entrevista para ABC hace unos meses contra el tipo de futbolista que se considera por encima del bien y del mal. El estereotipo negativo de futbolista al que no le gusta trabajar, y sólo quiere fiestas y desmadre. Se trata de algo que el pepinero querría cambiar, y lo hace dando ejemplo y demostrando que no todos los jugadores son iguales.

“Es verdad que los niños y la sociedad se fija en el estereotipo del futbolista peinadito, con Ferrari, que si esto o que si lo otro… Cuando alguien le dices futbolista, se asocia a esa imagen. Y ojalá cambie el estereotipo de futbolista porque también hay un alto porcentaje de chicos normales, que cumplen sus sueños sin alejarse de sus vidas”, apuntaba el lateral derecho del Real Madrid.



En ese sentido, explicaba que sigue siendo el mismo chico de barrio que en su infancia y adolescencia: “Del barrio me queda todo, soy lo que soy por el barrio. No vivo ahí ahora, pero me he movido a un sitio que está cerquita, estoy a 10-15 minutos. Tengo a mi familia, a todos mis amigos. Están los sitios a los que voy a tomar algo, al cine suelo ir ahí porque me gusta. Estoy muy relacionado con el barrio”, finalizaba el jugador merengue.

¿Es el pepinero metrosexual?

Es una pregunta que, formulada de otra forma, se le hizo en una entrevista al lateral derecho merengue. Y la respuesta del pepinero fue, en cierta forma, afirmativa… A Dani Carvajal le gusta cuidarse. El jugador cuida mucho su imagen, en especial el peinado y el afeitado. Y es que, aunque no es lo más importante en un futbolista, el pepinero sabe que cuando salta al terreno de juego millones de personas están viéndole. Y por tanto, lo normal es estar preparado para la ocasión en cuanto a aspecto, además de en cuanto a forma física.

“No estoy todo el día poniéndome cremas, pero me gusta cuidarme. Acudo de vez en cuando a quitarme algún porito, la barba me gusta llevarla arreglada y cortarme el pelo cada semana o 10 días. También me he hecho el láser en las piernas para facilitar los masajes y evitar la foliculitis”, contó Dani. Unas palabras que reflejan que, en cierta forma, sí es coqueto y un poco ‘metrosexual’.

El gimnasio, en cambio, lo pisa poco

El lateral derecho madridista prefiere no acudir al gimnasio salvo que sea por necesidad. El futbolista aseguró en una entrevista hace un tiempo que no le gustan las pesas y que, además, tiene facilidad para la hipertrofia en caso de pasarse en el gimnasio. Él prefiere otro tipo de prácticas deportivas.

“Las pesas no me gustan nada, ni me llaman la atención. Es más, tengo que tener cuidado, porque me dijeron que por mi genética tengo facilidad para la hipertrofia y si hago pesas, enseguida cojo mucho volumen”, aseguró el futbolista del Real Madrid, que rehusa acompañar a sus amigos cuando van al gimnasio porque no le llama la atención como a los demás.

Él prefiere otro tipo de prácticas deportivas, al aire libre generalmente. Aunque los deportes de raqueta también le gustan: “No me gusta correr, prefiero ir en bici y hacer alguna ruta. Mi deporte favorito fuera del campo es el paddle, me resulta entretenido y muy cardiovascular (…). A mí, me dices de ir a jugar un partido de paddle y me apunto, pero las pesas me dan mucha pereza”, concluye Carvajal, que huye mucho del tipo de futbolista que él mismo reconoce que figura como estereotipo en la mente de todos los españoles.


Comenta con Facebook