El hombre clave en la carrera de Keylor Navas


2017-08-05 00:08 Deportistas Por: Mariano Sánchez

El futbolista del Real Madrid Keylor Navas no habría sido futbolista de no ser por Juan de Dios Madriz, un orientador de la escuela de fútbol de Pedregoso que se prestó a ejercer de chófer del pequeño en sus inicios. Una decisión que fue clave, tal y como desvela la propia madre del guardameta, Sandra Gamboa.

Juan de Dios es una pieza vital en la vida de Keylor, yo no podía pagar la mensualidad ni los uniformes, era una situación bastante difícil”, explicó la madre del cancerbero costarricense, que considera que sin él el guardameta nunca habría conseguido lograr su sueño de triunfar en el mundo del fútbol.



En una entrevista, el propio Juan de Dios explicó cómo ayudó al portero a lograr sus objetivos: “Hace 20 años mi hermano Ramón me dijo que había un niño con mucho talento para ser portero, entonces, fui y conversé con la mamá y lo llevé; eran mis primeros pasos como orientador en la escuela de fútbol. Yo iba a traerlo en una moto Suzuki de 80 cc, al Barrio San Andrés; mi compromiso era irlo a traer e irlo a dejar. Cuando salíamos a San José lo recogía en la madrugada, si no es que el abuelo lo venía a dejar. Qué se iba a imaginar uno que él iba a estar en el Real Madrid”, explica. Una bonita historia que se une a otras muchas de la infancia del tico.

El pasado inolvidable de la infancia de Keylor Navas

El portero del Real Madrid ha crecido como futbolista con el paso de los años. A sus 30, el costarricense es uno de los mejores porteros del mundo, pero hay algo que no ha cambiado en su vida: sigue disfrutando con las pequeñas cosas de la vida. Una de las aficiones que aprendió de niño fue la pesca, una práctica que todavía a día de hoy disfruta cuando tiene la ocasión…

“Mi papá y mi abuelo me llevaban a pescar. Nos íbamos a la playa, a los manglares, a pescar. Y eso lo recuerdo con gran cariño porque eran momentos que compartíamos en familia”, recuerda el guardameta, que en la actualidad no tiene el mismo tiempo que entonces para hacer este tipo de cosas, pero aun así siempre que puede hace alguna escapada para repetir sus actividades de la infancia.

“Ahora trato de hacer lo mismo. Trato de ir con toda la familia a la playa, hacer algún viaje, ir a una zona donde no haya restaurantes, donde no haya nada, para llevar la comida y hacer la caña allí (una barbacoa). Trato de ir a pescar con mi abuelo, mi papá, algunos amigos. Trato de recordar aquello con lo que crecí”, explica el cancerbero, una persona muy familiar y que ha sabido compaginar perfectamente la fama y el dinero con la humildad que le caracteriza.

La mayor travesura de Keylor Navas de niño

Todos hemos tenido una infancia, y en el caso de Keylor Navas no es distinto. El futbolista del Real Madrid ya era un ‘santo’ desde niño, aunque él mismo desveló que en alguna ocasión también hacía travesuras. Su abuela era la ‘víctima’.

Keylor Navas tiene una imagen ante los aficionados de buena persona, casi de santo. Su devoción religiosa ha hecho que en el mundo del fútbol se le vea como alguien incapaz de romper un plato. Sin embargo, él mismo admitió en cierta ocasión que de niño también fue travieso. No era algo que estuviera a la orden del día, pero en alguna ocasión también se le fue de las manos eso de ser niño…

“No era muy ‘tortero', pero sí hice mis travesuras. A veces me escapaba de mi abuela para ir a jugar futbol. Otras veces esperaba a que mi mamá se fuera a trabajar para irme de cabalgata. Creo que la mayor ‘torta’ fue quebrarle una ventana a un carro con una piedra”, recuerda Keylor Navas, que con el paso de los años se percató de que aquellos fueron actos que no debió cometer. Al final, de una forma u otra, ha terminado dirigiendo su rumbo hacia el buen camino. 


Comenta con Facebook