El feo apodo que le pusieron a James cuando era niño


2017-10-08 00:10 Deportistas Por: Mariano Sánchez

Los niños pueden llegar a ser muy crueles con los defectos ajenos, y James Rodríguez no fue una excepción en su infancia: tuvo que sufrir los insultos y las bromas por un problema que aún a día de hoy sufre, su tartamudez.

El ex futbolista del Real Madrid, cuando se pone nervioso, tiene dificultades para hablar sin tartamudear. Este problema de dicción causó muchas burlas hacia él cuando era niño. Así, diversos amigos de aquella época relataron en un reportaje sobre el colombiano para la revista Don Juan cómo le llamaban en esos tiempos: metralleta o tatareto eran los dos lamentables apodos que le pusieron al hoy crack mundial.



Con el paso del tiempo, James Rodríguez aprendió a controlar sus problemas con el habla. De hecho, durante mucho tiempo parecía haber dejado atrás definitivamente éstos. No obstante, en los últimos meses hemos podido volver a ver al jugador madridista con dificultades en las entrevistas tras los partidos. Los nervios provocan en él un estado de ansiedad que le impide hablar sin atascarse. Su calidad con el balón en los pies hace que ese pequeño problema apenas se comente.

Clica sobre la foto para ver la galería de
La infancia de James Rodríguez


Comenta con Facebook