Besos inesperados en el juego de la botella de Gran Hermano


2016-10-22 16:10 Televisión Por: Ana González

El juego de la botella ha revolucionado la casa de Gran Hermano, no sólo ha habido grandes confesiones, sino que también ha habido besos inesperados que no han sentado bien a todo el mundo. El juego era una oportunidad para que los concursantes se desmelenaran y para que las pasiones ocultas todavía en la casa salieran a la luz, pero no todo ha salido como esperaban.

Lo más sorprendente ha sido el morreo que le ha pegado Bea a Alain. Contra todo pronóstico, la naranjita no se ha lanzado a por Rodri, ni Alain por Meri, sino que el beso más espectacular lo han protagonizado el francés y la valenciana. Rodri se quedaba estupefacto y a Meri, como le ha confesado esta mañana a Bea, tampoco le ha sentado nada bien. Pero Bea tenía para repartir, después de besar a Alain también le dio lo suyo a Rodri. La naranjita le besó en la oreja y el cuello, aunque antes dejó bien claro que se lo daría en la boca, pero que era él el que no quería que lo hiciera. 



Bárbara y Miguel también se dieron un beso, al igual que Clara y Alain, pero las confesiones más íntimas tuvieron mucha relevancia durante el juego. A Meri casi le obligaron a confesar que le gustaba Alain y el francés llegó a decir que es la única de la casa con la que se iría al apartamento y que le daría un beso, aunque dijo que no le gustaba nadie del concurso. Bárbara, por su parte, también dejó claro que le encanta el francés y que tendría una historia con él dentro y fuera del programa.

Rodri fue uno de los protagonistas. Todos esperaban un beso entre él y Bea que nunca llegó, pero respondió que sí que tendría algo más con ella fuera de Gran Hermano. 


Comenta con Facebook